Los derechos humanos en el mundo actual

Países que actualmente tienen pena de muerte

Países de América con pena de muerte:

Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Cuba, Dominica, Estados Unidos de América, Guatemala, Guinea, Guinea Ecuatorial, Guyana, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Trinidad y Tobago.

Países de Europa con pena de muerte:

Dentro del continente europeo, solamente Bielorrusia mantiene la pena de muerte para delitos ordinarios.

Países de África con pena de muerte

Botsuana, Chad, Comoras, Egipto, Etiopía, Gambia, Lesoto, Libia, Nigeria, República Democrática del Congo, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Uganda, Zimbabue.

Países de Asia con pena de muerte

Afganistán, Arabia Saudí, Autoridad Palestina, Baréin, Bangladesh, Corea del Norte, China, Emiratos Árabes Unidos, India, Indonesia, Irak, Irán, Japón, Jordania, Kuwait, Líbano, Malasia, Omán, Pakistán,Qatar, Singapur, Siria, Tailandia, Taiwan, Vietnam, Yemen.

*Ningún país de Oceanía aplica la pena de muerte para delitos ordinarios.

El mapa de más arriba muestra en rojo los países que aplican la pena de muerte para delitos ordinarios. En naranja los países que mantienen la pena pero no la aplican en la práctica. En verde los países que reservan la pena de muerte para delitos en condiciones excepcionales y en azul los países que abolieron completamente la pena de muerte.

El Informe 2016 sobre la pena de muerte de Amnistía Internacional resalta el alarmante aumento de las ejecuciones. Nunca, en los últimos 25 años, habían sido ejecutadas tantas personas por Estados de todo el mundo.

Al menos 1.634 personas fueron ejecutadas en 2015. El dato supone un aumento de más del 50% con respecto al año anterior y es la cifra más alta registrada por Amnistía Internacional desde 1989. Además, China no se incluye en esta cifra total. En este país es probable que fueran ejecutadas miles de personas más, pero los datos sobre la pena de muerte se tratan como secreto de Estado. De todas las ejecuciones registradas, el 89 % se llevaron a cabo en solo tres países: Irán, Pakistán y Arabia Saudí. Estados Unidos completa el grupo de los cinco principales verdugos del mundo.

 

Argumentos contra la pena de muerte

Niega derechos humanos. Condenar a muerte a una persona supone negarle el derecho a la vida, proclamado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Es irreversible y se cometen errores. Ejecutar a una persona es definitivo e irrevocable y no se puede descartar nunca el riesgo de ejecutar a inocentes. En Estados Unidos, desde 1976, 150 condenados a muerte han sido absueltos. En algunos casos, la absolución llegó cuando ya habían sido ejecutados.

No disuade contra el crimen. Los países que mantienen la pena de muerte suelen afirmar que es una forma de disuasión contra la delincuencia. Esta postura ha sido desacreditada en repetidas ocasiones. No hay pruebas que demuestren que es más eficaz que la cárcel a la hora de reducir el crimen.

Suele emplearse en sistemas de justicia sesgados. Algunos de los países que más personas ejecutan tienen sistemas judiciales profundamente injustos. Los tres países que más usan la pena capital (China, Irán e Irak) aplican la pena capital en circunstancias turbias y poco claras. Muchas condenas de muerte se basan en “confesiones” obtenidas mediante tortura.

Se aplica de forma discriminatoria. Si eres pobre o perteneces a una minoría racial, étnica o religiosa, tienes más probabilidades que el resto de personas de ser condenado a muerte, debido a la discriminación que existe en el sistema de justicia. Además, los colectivos pobres o marginados tienen más dificultades para acceder a los recursos legales que necesitan para defenderse.

Se usa como herramienta política. Las autoridades de algunos países usan la pena de muerte para castigar a los opositores políticos.

Los 10 países con más personas esclavas en el mundo

Según un sondeo de Walk Free, una ONG australiana, la cifra de víctimas de explotación asciende a 30 millones a nivel global. Cerca de la mitad vive en la India

Unas 30 millones de personas viven como esclavas en el mundo. Son víctimas de la trata en burdeles, de trabajos forzados y de otras formas de explotación.

Su estimación de 29,8 millones de esclavos en el mundo es mayor que los resultados de estudios previos sobre el tema. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera que casi 21 millones de personas son víctimas de trabajos forzados en el mundo.

“Hoy algunos nacen siendo esclavos por herencia, una realidad impactante y dura, particularmente en partes de África occidental y el sur de Asia”, indicó el informe.

“Otras víctimas son capturadas o secuestradas antes de ser vendidas o retenidas para su explotación, ya sea a través de un matrimonio; de trabajo no remunerado en botes pesqueros o como trabajadores domésticos. Otros son atraídos con engaños a situaciones de las que no pueden escapar, con falsas promesas de un buen trabajo o educación”, agregó.

El Indice Global de Esclavitud 2013 define la esclavitud como la posesión o control de una persona para negarle la libertad y explotarla para conseguir sexo o lucrar, habitualmente mediante violencia, coerción o engaño.

La definición incluye a las labores de servidumbre, matrimonio forzado y el secuestro de niños para obligarles a participar en conflictos.

El índice también estudia a las naciones por prevalencia de esclavitud en proporción a su población. De acuerdo a esta medición, Mauritania tiene la peor evaluación, puesto que casi el 4 por ciento de su población de 3,8 millones de habitantes vive esclavizada. Estimaciones de otras organizaciones señalan que el nivel es de hasta 20 por ciento.

La esclavitud por herencia es común en Mauritania, donde el estatus de siervo es traspasado de generación en generación. Los “dueños” compran, venden, alquilan o regalan a sus esclavos.

La esclavitud en relación a la población también es muy importante en Haití, donde el sistema de trabajo forzado infantil llamado ‘restavek’ alienta a las familias pobres a enviar a sus hijos a conocidos con más recursos, donde muchos terminan siendo explotados o sometidos a abusos.

Les siguen en la medición Pakistán, la India, Nepal, Moldavia, Benín, Costa de Marfil, Gambia y Gabón.

A continuación, los 10 países con mayor número de esclavos, que concentran a tres cuartas partes de los que hay en el mundo.

1. La India: 13,9 millones.

2. China: 2,9 millones.

3. Pakistán: 2,1 millones.

4. Nigeria: 701 mil.

5. Etiopía: 651 mil.

6. Rusia: 516 mil.

7. Tailandia: 473 mil.

8. República Democrática del Congo: 462 mil.

9. Myanmar: 384 mil.

10. Bangladesh: 343 mil.

La trata de personas en el mundo actual

La trata de personas puede ser descrita como el comercio de seres humanos, por lo general con el fin de la esclavitud sexual, el trabajo forzado o la extracción de órganos o tejidos, incluyendo la subrogación y la extracción de óvulos.. Los países que tienen una enorme brecha urbano-rural están especialmente vulnerables a la trata de personas.

Se estima en 2,5 millones el número de personas víctimas de la trata. Sin embargo, se calcula que por cada víctima de la trata de personas identificada existen 20 más sin identificar.

La mitad de las víctimas de trata son menores de 18 años. Se calcula que las 2 terceras partes de las victimas detectadas por las autoridades son mujeres adultas o niñas, el 79% de ellas sometidas a explotación sexual seguido por un 18% de casos con fines de explotación laboral, trabajos o servicios forzados.

El 13% de las víctimas de la trata de personas detectadas en Europa Central y occidental provienen de países de América del Sur.

Entre el 2003 y el 2008 el 40% de los países con leyes vigentes contra la trata de personas no registraron ninguna condena por este delito. Los principales países de destino para la explotación sexual de víctimas de la trata que provienen de Sudamérica son España, Italia, Portugal, Francia, Países Bajos, Alemania, Austria y Suiza.

En los últimos años de las víctimas de trata de personas que son trasladadas desde Sudamérica hacia Europa se ha identificado un incremento significativo en el número de mujeres que provienen de Brasil.

Aquí están los 10 mejores países con mayor volumen de trata de personas

1. India

2. Brasil

3. Haití

4. Uganda

5. China

6. Bangladesh

7. Sri Lanka

8. Pakistan

9. Nepal

10. Ghana

74 periodistas asesinados en el mundo en 2016

Reporteros sin Fronteras publicó su Balance anual de periodistas asesinados en el mundo. En 2016, 74 periodistas perdieron la vida en el ejercicio de su profesión; la mayoría de ellos fueron asesinados deliberadamente.

Al menos 74 periodistas –profesionales y ciudadanos– fueron asesinados de forma intencional o mientras realizaban su trabajo periodístico. En 2015 esta cifra ascendió a 101.

Esta disminución, sin embargo, no es motivo de alegría, pues se explica por el hecho de que los periodistas no tuvieron otra opción que huir de los países que se han vuelto demasiado peligrosos: Siria, Irak, Libia, Yemen, Afganistán y Burundi.

Este exilio masivo ha creado agujeros negros de la información, donde reina la impunidad. También es el resultado del terror impuesto por los predadores de la libertad de prensa, quienes cierran arbitrariamente medios de comunicación y hacen callar a los periodistas.

Aunque estos realizan su trabajo valientemente, en ocasiones deben optar por autocensurarse por temor a ser asesinados; es el caso de México, el país “en paz” más mortífero para los periodistas este año: nueve de ellos fueron asesinados.

En 2016, cerca de tres cuartas partes de los periodistas que perdieron la vida fueron tomados como blanco y asesinados deliberadamente. Fue el caso de Afganistán, donde 10 periodistas fueron asesinados de forma intencional este año debido a su profesión. Siete de ellos murieron en un atentado suicida contra un minibús del canal de televisión privado Tolo en enero pasado, ataque reivindicado por los talibanes. En Yemen los periodistas también son perseguidos y asesinados.

RSF denuncia la impunidad de la que gozan sus asesinos y la pasividad cómplice de los gobiernos, que muy a menudo también tienden a pisotear la libertad de prensa.

“Cada vez más, la violencia contra los periodistas se ejerce de forma deliberada”, señaló Christophe Deloire, secretario General de RSF. “Claramente, estos son tomados como blanco y asesinados por ser periodistas. Esta alarmante situación muestra el fracaso patente de las iniciativas internacionales para proteger a los periodistas y firma la sentencia de muerte de la información independiente en las zonas donde la censura y la propaganda –sobre todo la de grupos fundamentalistas en Oriente Medio– se imponen por todos los medios”, añadió.

Para que la legislación internacional se aplique, la ONU debe crear un mecanismo concreto que haga que se pongan en práctica las resoluciones. Con la llegada del nuevo secretario general de la ONU, Antonio Guterres, es urgente que sea nombrado un “Representante Especial para la seguridad de los periodistas”.

Siria confirma su lugar a la cabeza de los países más mortíferos del mundo para los periodistas; le sigue Afganistán. Dos tercios de los periodistas asesinados este año se encontraban en zonas de conflicto; en casi todos los casos se trató de periodistas locales, pues los medios de comunicación dudan cada vez más en enviar a sus reporteros a lugares peligrosos en el extranjero.

Alarma por los derechos laborales

Miles de sindicalistas han sido detenidos durante este año por haber participado en acciones de huelga y protestas, mientras que otros tantos fueron despedidos y despedidas, en algunos casos simplemente por formar o afiliarse a un sindicato.

Las estadísticas indican que Asia se sitúa a la cabeza en ambos casos, con África en segundo lugar, aunque todas esas cifras han de considerarse únicamente una estimación aproximada, ya que muchos casos no llegan a hacerse públicos.

Pero es en América latina, Colombia, donde se concentra el mayor número de sindicalistas asesinados. Muchos otros fueron víctimas de amenazas, secuestros o ‘desapariciones’.

El director del Departamento de Derechos Humanos y Solidaridad de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Colombia, Alberto Vanegas, aseguró que la cifra significa que “el 60 por ciento de los sindicalistas asesinados en el mundo son colombianos”.

2.800 sindicalistas han sido asesinados desde 1984 en Colombia, La cifra mantiene al país como el más peligroso del mundo para el ejercicio de esa actividad.

Estos casos siguen en un 98.7% de impunidad, no hay más de 0.7% de condenados procesados en el país responsables por la muerte de miles de sindicalistas.

El movimiento sindical en el mundo, y en particular en Colombia, es la principal oposición a la expansión de las transnacionales que se instalan por los países empobrecidos imponiendo sus condiciones laborales de esclavitud.

La consecuencia de esta resistencia es el asesinato, la desaparición forzosa o la pérdida de empleo.

El derecho a una asistencia sanitaria de calidad

Todas las personas deberían tener acceso a los servicios de salud que necesiten sin que el pago por ellos las hunda en la pobreza. La cobertura sanitaria universal —pleno acceso a servicios preventivos y terapéuticos de calidad y protección contra los riesgos económicos- debe ser un derecho y no un lujo al alcance de quien se lo pueda pagar. Algunos datos de la desigualdad en el acceso a este derecho son:

Cada año mueren alrededor de 6,6 millones de menores de 5 años. Casi todas esas vidas podrían salvarse si los niños tuvieran acceso a intervenciones simples y asequibles como la lactancia materna exclusiva, vacunas y medicamentos de bajo costo, agua salubre y saneamiento. Los partos prematuros son la principal causa de muerte de los recién nacidos en el mundo.Cada año, 15 millones de bebés –aproximadamente 1 de 10 diez- nacen prematuramente (nacidos vivos antes de las 37 semanas de gestación). Las complicaciones del parto prematuro causan más de un millón de muertes cada año. Más de las tres cuartas partes de esas vidas podrían salvarse con medidas de atención sencillas y costoeficaces.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. Aproximadamente 3 de cada 10 muertes registradas en el mundo se deben a dolencias cardiovasculares: enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos que pueden causar ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares. Al menos el 80% de las muertes prematuras por enfermedades cardiovasculares podrían evitarse siguiendo una dieta sana, realizando regularmente una actividad física y evitando el tabaco.

La mayoría de las muertes por VIH/SIDA se producen en África.Alrededor del 70% de todas las muertes por VIH/SIDA registradas en 2012 se produjeron en el África subsahariana. A nivel mundial, el número de personas que fallecen por causas relacionadas con el sida disminuye sin cesar, desde un máximo de 2,3 millones de muertes en 2005 hasta los 1,6 millones estimados en 2012. El recurso a los servicios de asesoramiento y pruebas del VIH ha mejorado, y ha aumentado el acceso a los antirretrovíricos, pero en los países de ingresos bajos y medios hay muchas personas afectadas por el VIH que aún no saben que son seropositivas.

Cada día, casi 800 mujeres mueren por complicaciones del embarazo y el parto.La mortalidad materna es un indicador sanitario que refleja brechas muy amplias entre ricos y pobres, tanto entre los países como dentro de ellos.

La depresión afecta a unos 300 millones de personas en todo el mundo y se prevé que esta cifra aumente. Menos de la mitad de los afectados tienen acceso a una asistencia sanitaria y a un tratamiento adecuados.

El tabaco mata a casi 6 millones de personas cada año.Más de 5 millones son o han sido consumidores del producto, y más de 600 000 son no fumadores expuestos a humo de tabaco ajeno.

La desigualdad económica aumenta: el caso español

España es el segundo país de la Unión Europea en términos de desigualdad social por detrás de Letonia según el estudio de la Fundación 1º de Mayo Desigualdad y Estado social en España, que analiza cómo los recortes sociales a partir de 2010 no harán más que agravar la brecha entre los más ricos de los ricos y el resto. La imparable destrucción de empleo acompañada de la reducción de salarios, la precarización laboral, la reducción de los subsidios o su eliminación, la asfixia al Sistema Nacional de Salud y a la Educación pública y los recortes en pensiones hacen que si España era históricamente un Estado con un índice de desigualdad superior a la media europea, ahora lo sea mucho más.

Los datos de Eurostat con respecto a la desigualdad así lo evidencian. Aplicando el índice de Gini se puede comprobar que la desigualdad en España entre 2005 y 2010 aumentó 2,1 puntos (del 31,8% al 33,9%, mientras que la media de la Unión se redujo en una décima pasando del 30,6% al 30,5%.

Son dos indicadores que sirven para hacerse una idea global de la situación, que se ve agravada con algunas consecuencias de la destrucción de puestos de trabajo. Una de ellas es la importancia en el contexto de crisis actual de las prestaciones sociales en los ingresos familiares.

Desde el pinchazo de la burbuja, la renta de los trabajadores cayó un 6,2% hasta el año pasado y los beneficios empresariales aumentaron un 2,7%. El aumento de la desigualdad en relación con la distribución de la renta se disparó entre 2001 y 2007 según este análisis. Las cifras son contundentes: “Los hogares más ricos registraron una renta media mensual de 9.158 euros en 2001, mientras que en el caso de los más pobres fue de 758 euros. Esto significa que los hogares más ricos tuvieron 9,1 veces más renta que los más pobres. Esta brecha aumentó un 6% entre 2001 y 2007, hasta alcanzar los 9,8 puntos de diferencia”. Por ejemplo, entre 2001 y 2006 “los ingresos medios del 10% de la población más rica se incrementaron un 23% por el 11% del conjunto de la población”, el mayor aumento en democracia.

Las diferencias salariales son otro de los indicadores que hacen una radiografía perfecta de las cosas. En primer lugar está la brecha entre hombres y mujeres, que en 2010 ganaban de media más de 2.000 euros menos que sus compañeros de trabajo. Esa brecha también está muy marcada en franjas de edad, con las personas por encima de los 55 años cobrando anualmente el doble que los jóvenes de entre 20 y 24 años y 1,6 veces más que los de entre 25 y 29. Mujeres, jóvenes y emigrantes han sido los más expuestos a los contratos basura antes y durante la crisis.

Con este contexto, el equipo de la Fundación 1º de Mayo asegura que los efectos de los recortes empeorarán la situación. “Serán regresivos y tendrán un profundo impacto a medio y largo plazo en la renta media y en la desigualdad de ingresos de los países donde se lleven a cabo, aunque es impredecible la magnitud de estos impactos”. En cierto modo, se habla de una progresiva desaparición de la clase media ya que “las diferencias entre las personas ocupadas con ingresos regulares y las personas desempleadas con ingresos mucho menores o carentes de ellos, serán más marcadas. Con toda probabilidad, las consecuencias más graves de la crisis en términos de desigualdad están todavía por llegar”.

El derecho a la educación

Hoy por hoy más de 57 millones de niños y niñas no tienen derecho a la educación. Más de la mitad son niñas. 250 millones de niños y niñas, pese a ir a la escuela, salen sin conocimientos básicos en matemáticas y lectura. 75 millones de niñas y niños han visto interrumpida su educación a causa de emergencias humanitarias o crisis crónicas.

El derecho a la educación no debe entenderse solamente como derecho al cupo en una institución educativa, sino que también tiene que ver con otros factores que permitan la permanencia de los estudiantes en el sistema educativo.

aproximadamente 781 millones de adultos siguen sin saber leer ni escribir,

En el contexto español los recortes en educación prácticamente han eliminado muchas medidas a la posibilidad de atender adecuadamente la atención a necesidades educativas especiales y por tanto convierte la diferencia, directamente, en desigualdad.

La tortura, agresión al derecho a la integridad

Amnistía Internacional documenta más de 122 Estados que ejercieron la tortura u otros malos tratos y 30 o más obligaron ilegalmente a personas refugiadas a retornar a países donde corrían peligro. La organización advierte igualmente sobre una tendencia preocupante en los gobiernos, que cada vez adoptan más medidas y emprenden más ataques contra activistas, profesionales de la abogacía y otras personas que trabajan en la defensa de los derechos humanos. En lugar de reconocer el papel fundamental de estas personas en la sociedad, muchos gobiernos se han propuesto acallar por completo las críticas en su país. Se han saltado sus propias leyes en sus campañas de represión contra la ciudadanía. La desacertada reacción de muchos gobiernos contra las amenazas para la seguridad nacional ha consistido en reprimir a la sociedad civil, el derecho a la intimidad y el derecho a la libertad de expresión, así como en descarados intentos de hacer de los derechos humanos un insulto, al presentarlos como contrarios a la seguridad nacional, el orden público y los ‘valores nacionales’. Han llegado incluso a violar su propia legislación de esta manera. Ejemplos de países que usan la tortura:

Rusia: Su uso represivo de una legislación nacional imprecisa en materia de seguridad y contra el extremismo, así como sus intentos concertados de silenciar a la sociedad civil.

Tailandia:La detención de disidentes pacíficos por actividades como representar obras teatrales, publicar comentarios en Facebook y mostrar grafitis, y el caso omiso de las autoridades militares a los llamamientos internacionales para que no amplíen sus propias atribuciones, que les permiten imponer excesivas restricciones a los derechos y silenciar la disidencia en nombre de la “seguridad”.

Burundi:Los homicidios sistemáticos y otras tácticas violentas generalizadas de las fuerzas de seguridad, y sus intentos de reprimir a la comunidad que defiende los derechos humanos en el país.

Israel: El mantenimiento del bloqueo militar de Gaza y, por tanto, el castigo colectivo impuesto a sus 1,8 millones de habitantes.

Venezuela:La continua falta de justicia en casos de graves violaciones de derechos humanos y los constantes ataques contra quienes defienden los derechos humanos.

España: Durante el último año se han aprobado medidas legislativas que limitan desproporcionadamente el derecho a la libertad de expresión y el derecho de reunión pacífica, y se han hecho oídos sordos a las recomendaciones de la ONU sobre la protección de los derechos humanos en nuestro país. España ha recibido diferentes llamadas de atención por parte de mecanismos internacionales como el Comité de DDHH o el Comité contra la Tortura de la ONU, por haber legalizado la expulsión sumaria de personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas en las fronteras de Ceuta y Melilla; o por no haber regulado el delito de tortura ni de desaparición forzada tal y como establecen los estándares internacionales. Más de una docena de mecanismos de Naciones Unidas y del Consejo de Europa han alertado al Gobierno español por haber dejado sin asistencia sanitaria a cerca de 750.000 personas migrantes en situación administrativa irregular.

EL DERECHO A VIVIR EN PAZ ES AGREDIDO

El número total de refugiados en el mundo ha aumentado por quinto año consecutivo, hasta llegar a los 65,3 millones. Es una de las conclusiones que revela hoy el informe anual del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), ‘Tendencias Globales’, que desglosa las claves de desplazamiento forzado a nivel mundial. Unas cifras que crecen cada día mientras el espacio de asilo se va restringiendo en Europa y en otras regiones. El informe, con datos del año 2015, da cuenta de un incremento de un 55% en solo cuatro años. De ellos, poco más de 16 millones están bajo la protección del ACNUR

Informe ACNUR Refugiados

Siria es el mayor país emisor de refugiados del mundo. Casi cinco millones han escapado de la guerra desde 2011. Sólo el año pasado se registró un millón de nuevos refugiados sirios. El exilio sirio no deja de ir en aumento, comparado con los 3,9 millones a finales de 2014 o los 2,5 millones a finales de 2013. La mayoría de ellos buscan asilo en los países fronterizos: Turquía, Jordania, el Líbano e Irak. Sólo en la segunda mitad de 2015, los refugiados sirios comenzaron a exiliarse en Europa. Afganistán, segundo país de origen.Después de Siria, Afganistán es la tierra de la que mayor número de personas huye, con una diáspora de 2,7 millones. Le sigue Somalia (con más de un millón) y Sudán del Sur, que además es el tercero si consideramos el número de personas que se convierten en refugiados por primera vez. Burundi (con más de 220.000 refugiados) y Ucrania (con casi 150.000) completan la lista. El 54% del total de los más de 65 millones de refugiados procede sólo de tres países: Siria, Afganistán y Somalia.

La mitad son niños El 51% de los desplazados forzosos en el mundo son niños. La población infantil refugiada ha aumentado significativamente este último año, siendo del 41% en 2014. Más de 98.000 menores no acompañados han solicitado asilo fuera de sus países en 2015. Según ACNUR, se trata de una cifra récord desde que la agencia de Naciones Unidas recoge este tipo de estadísticas, lo que se remonta a 2006. Estos menores vienen principalmente de Afganistán, Eritrea, Siria y Somalia.

 

Anuncios
Imagen | Esta entrada fue publicada en ciudadanía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s